jueves, 1 de diciembre de 2016

CUENTACUENTOS. Cristina Oleby

Enmarcado dentro de nuestro plan de lectura hoy ha sido u día muy especial
Hoy, jueves 1 de diciembre, las clases de Infantil hemos recibido la visita de una escritora de cuentos infantiles, Cristina, para contarnos uno de sus libros, mediante un «kamisibai». Además de disfrutar del cuento, hemos aprendido las formas geométricas y hemos jugado a buscar los círculos perdidos de la camiseta de Inés (la protagonista del cuento). ¡Ha sido súper divertido!
 Antes de nada veamos un poco de historia y conozcamos lo que es el Kamishibai....
Añl final nuestro reportaje fotográfico de esta actividad

EL KAMISHIBAI
Kamishibai, en japonés, quiere decir “teatro de papel”.
Es una forma de contar cuentos muy popular en Japón. Suele estar dirigido a niñas y niños pequeños que van a disfrutar de él en grupo. También es utilizado como recurso didáctico. Está formado por un conjunto de láminas que tiene un dibujo en una cara y texto en la otra. Su contenido, generalmente en forma narrativa, puede referirse a un cuento o a algún contenido de aprendizaje.
Como el texto está en la parte posterior de las láminas el kamishibai siempre necesita un presentador o intérprete que lea el texto mientras los espectadores contemplan los dibujos.
La lectura del kamishibai se realiza colocando las láminas en orden sobre un soporte, teatrillo de tres puertas que se llama “butai”, de cara al auditorio, y deslizando las láminas una tras otra mientras se lee el texto.
Origen del Kamishibai
Estamos en 1930, en una de las calles más populosas de Tokio. A lo lejos se ve llegar a un hombre en bicicleta. El hombre se apea de ella y hace sonar una carraca. Pronto empiezan a arremolinarse en torno a él decenas de niños.
Es lógico, el hombre es un vendedor de golosinas. Pero, además, trae consigo el kamishibai. Saca un teatrillo de madera del tamaño de un maletín, por el que comienza a deslizar unas láminas con unos dibujos de trazos gruesos y sencillos. En su reverso está escrito un texto con rápidas descripciones y diálogos vivaces, que el hombre lee. Los niños escuchan y miran boquiabiertos, gritan aterrados, o ríen a pleno pulmón.
El kamishibai nunca falla, es mágico, siempre consigue atrapar la atención de los niños, hacerlos atravesar esa línea que separa la fantasía de la realidad.
Éste es, pues, el origen del kamishibai: surgió en Japón, durante la crisis económica de finales de los años 20, como una fórmula para combatir el desempleo: el hombre de la bicicleta, tras el éxito de la representación, vendía con más facilidad sus golosinas entre los felices niños.
Tras unas décadas de declive, en los últimos años el kamishibai ha resurgido, esta vez ya como una actividad puramente lúdica y pedagógica, y lo ha hecho con tanta fuerza que su magia se ha extendido desde el país del Sol Naciente a otros continentes. Para conocer algo más de su historia.
Kamishibai, en japonés, quiere decir “teatro de papel”. Sin embargo, el kamishibai es mucho más que eso: es todo un universo repleto de historias sencillas pero ricas en sentimientos y enseñanzas.
Su magia
El kamishibai fascina a la audiencia. Une la magia de las palabras con el encanto de las imágenes captando la atención de todos, especialmente de los más pequeños. El componente teatral del kamishibai transciende a la simple lectura, ayuda a conseguir un efecto mágico y de concentración en torno al cuento mucho más fácilmente que con otras técnicas.
Al interpretar un kamishibai se produce la interacción gozosa y compartida entre los miembros de la audiencia, entre éstos y el intérprete, y entre ambos y el mensaje que el autor quiere transmitir.
Los niños asisten en grupo a un espectáculo en el que todos juntos pueden gritar de miedo o reír con fuerza. Esto les predispone a compartir los mismos sentimientos, experimentando la sensación de grupo y el disfrute conjunto. Dicho efecto puede ser incrementado por el intérprete adaptando su entonación, ritmo e incluso variando expresiones teniendo en cuenta el ambiente creado.

Y además…
– Puede ayudar a recuperar la tradición oral y facilita enormemente el contar cuentos a otras personas: abuelos a sus nietos, chicos mayores a otros más pequeños, en una fiesta infantil… 
– Despierta la imaginación y la fantasía entre los oyentes.
– Fomenta el gusto por la lectura y la escritura.
– Permite el tratamiento de la interculturalidad de forma natural mediante el uso de cuentos de diferentes culturas. Con el kamishibai, además de conocer los distintos textos, disfrutarán de las imágenes que corresponden a las tradiciones de cada una de ellas.
– Facilita que los niños asuman el papel no sólo de oyentes, sino también de intérpretes y creadores.
– Como creadores, en el Taller de Kamishibai se les exige y fomenta el trabajo en grupo y la participación en actividades del centro y/o del entorno.
– Ayuda a estructurar y organizar los textos narrativos.
– Resulta muy adecuado en el tratamiento integrado de las distintas lenguas.


jueves, 24 de noviembre de 2016

25 de noviembre. Día internacional Para la Eliminación de la Violencia contra las mujeres"

EL ABANICO DE LOS ENCANTOS.
Actividad para el desarrollo de la autoestima y la empatía entre niños y niñas.
Veremos el cuento de "La urraca y la cotorra" en youtube.
Tras dialogar sobre lo que les parecen estas dos aves, les invitaremos a pensar en los "encantos",es decir en los rasgos positivos que cada uno de nosotros poseemos.
Posteriormente en grupos de cuatro, cada niño/a elaborará un abanico de papel. El resto del grupo escribe en cada pliegue de los otros tres abanicos dos "encantos " de sus compañeros. Una vez terminados , cada uno leerá en voz alta las cualidades positivas que los demás han escrito en él.


domingo, 23 de octubre de 2016

24 de OCTUBRE. DÍA MUNDIAL DE LAS BIBLIOTECAS

Os reconda,mos este par de libros para mayores y pequeños

La biblioteca de los libros vacios / Jordi Sierra i Fabra . -- 4ª ed . -- 
Alzira : Algar, 2008
148 p. ; 21 cm . -- (Calcetín ; 21)
D.L. B 49370-2008
ISBN 978-84-96514-82-9 

En un pueblo apacible y tranquilo se produce un extraño fenómeno: a los libros de la biblioteca se les caen todas las letras. ¿Por qué? ¿Cuál es el misterio? Un hombre sabio descubre la verdad: incultura. En el pueblo nadie lee. Pero mientras crece el miedo y nadie se explica el insólito acontecimiento, los niños del pueblo descubrirán algo aún más importante, que marcará su futuro para siempre. 


Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido / Paloma Sánchez-Garnica. -- 1ª ed. --
Barcelona : Planeta, 2016
477 p. ; 24 cm. -- (Autores españoles e Iberoamericanos)

Premio de Novela Fernando Lara, 2016
D.L. B 10123-2016
ISBN 978-84-08-15867-7 

Carlota descubre, por su madre, a los 12 años, que es hija ilegitima, bastarda: “...fué entonces cuando se enteró de la enorme falacia en la que vivían, ella y su madre, una existencia paralela como actores secundarios de un esperpento, de una pantomima sostenida en el tiempo.” Ya nada volverá a ser igual. La existencia de otra familia que goza de la compañía de su padre marcará su vida y su relación con él. 
La historia llena de intrigas y secretos mantiene al lector atrapado hasta el final. Se deja leer con facilidad pues contiene capítulos cortos y elegante prosa. 

viernes, 21 de octubre de 2016

24 DE OCTUBRE. DÍA DE LA BIBLIOTECA.

El Observatorio de la Lectura y el Libro lanza una campaña para homenajear a las bibliotecas

  • Con motivo del Día de la Biblioteca, que se celebra el 24 de octubre, el Observatorio pone en marcha #bibliotízate, una iniciativa con la que se quiere rendir tributo a estas instituciones culturales invitando a los usuarios a contar vía Twitter cuál es esa biblioteca que les tiene hipnotizados
  • La campaña, que estará activa del 19 al 24 de octubre, vendrá acompañada de la publicación de algunos contenidos especiales que pondrán el foco en el mundo bibliotecario
 Cartel de la campaña #bibliotízate

24 DE OCTUBRE. DÍA DE LAS BIBLIOTECAS


Cada año se encarga a un escritor y a un ilustrador, ambos de reconocido prestigio, la redacción del pregón y el diseño del cartel que se difunde entre todas las bibliotecas de España, asociados e interesados.
Este año las autoras seleccionadas son Ledicia Costas y Elena Odriozola, Premio Nacional de Literatura Infantil e Ilustración 2015, respectivamente.

Este es el pregón:
Una luciérnaga es una isla perdida en la noche más densa. Cien luciérnagas, una constelación misteriosa que marca el rumbo hacia otros universos. Así, con esa estrategia de luz, se organizan los libros que moran en las bibliotecas. Son caricias fosforescentes que incendian los sueños y recomponen los corazones grises hasta hacerlos recobrar su color rojo brillante. Cualquier individuo que padezca el síndrome del corazón gris, debería ponerse en manos de un experto y visitar una biblioteca.
Para escribir un libro, además de hacer malabarismos con las palabras hay que ser una desvergonzada o un loco. Un atrevido, una excéntrica descontrolada. Llevar un calcetín de lunares, otro de rayas y los pelos de punta. Una cresta como las que lucen las cacatúas sería un peinado muy interesante para un escritor. Solo las mentes más disparatadas son aptas para escribir libros. Pero para custodiarlas no es suficiente con tener un desajuste en los cables cerebrales. Es indispensable ser de fuera. Un extraterrestre. Las bibliotecas albergan seres con antenas giratorias, cerebros millométricos que memorizan títulos rebuscados, rimbombantes, campanudos. Las personas que custodian libros siempre me han parecido criaturas singulares. Están dotadas de extremidades retráctiles que estiran y estiran hasta alcanzar aquel volumen al que parecía imposible acceder. A continuación, como si nada, se recomponen y todo vuelve a su posición natural. Parecen seres humanos, pero a poco que les observes percibirás que no son de aquí. Una de las cosas que más me fascina de los bibliotecarios es su cerebro. ¡Me parecen tan listos! Los libros fabrican pensamientos. Pasar tantas horas dentro de una factoría de ideas es bueno para tener un corazón rojo y brillante y una cabeza repleta de planes fantásticos.
Alguien me han contado que el 24 de octubre es el Día de la Biblioteca. Sería genial organizar una fiesta con confeti y pompas de jabón. Celebrarla por todo lo alto. Me encantaría vestirme para tal ocasión como el personaje de algún libro, sentarme en la mesa de una biblioteca de la ciudad donde vivo y esperar a que fueran a visitarme. En las bibliotecas puedes ser quien tú quieras. Desde Mary Poppins hasta Matilda, Atreyu, Drácula o incluso Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump. Puedes ponerte botas de pelo, plumas, zancos y sombreros. ¡Sombreros! ¡Eso es! Imagino a una pequeña lectora acercándose a mí discretamente, atraída por los colores y formas de mi sombrero:
—Sombrerera loca, ¡qué fiesta más maravillosa! ¿Sería tan amable de servirme una taza de té?
Yo se la serviría con mucho gusto, poniendo cara de mujer refinada, y luego ambas haríamos ruido al tragar. Sonaría algo parecido a glup glup glup. Y antes de que nos diese tiempo de romper a reír de forma desenfrenada, aparecería el bibliotecario, como surgido de la nada, que para eso poseen la facultad de materializarse delante de ti en el momento más inoportuno, y nos advertiría de que las bibliotecas no son merenderos. Hay que reconocer que son únicos custodiando tesoros. Extraterrestres con el corazón rojo y brillante. Qué cosa tan extraordinaria. ¡Feliz Día de la Biblioteca!
https://biblioabrazo.wordpress.com/2016/10/13/mes-internacional-de-las-bibliotecas-escolares-2016/